Es un plato muy ligero y fresco.

Todos sus ingredientes se digieren con mucha facilidad, y aportan nutrientes tan importantes como el calcio, la vitamina C y antioxidantes. El calabacín si lo lavas bien antes, lo puedes tomar con piel, lo que te proporcionará mucha fibra, que te vendrá muy bien por su efecto laxante, a parte de sus propiedades depurativas y diuréticas.

Ingredientes:

1 calabacín pequeño
50g de mozzarella
1 tomate
1 cucharadita de aceite de oliva
Romero
1 diente de ajo

Elaboración:

Hacer cuadraditos con el tomate, y saltearlo con el ajo. Cortar en láminas el calabacín, y dorarlo. Laminar la mozzarella. Colocar de manera alterna en una bandejita para el horno el calabacín, el tomate y la mozzarella espolvoreando un poco de romero sobre la mozzarella. Gratinar a en el horno a 180ºC.

Deja un comentario